Adriana: Una historia de éxito

19.09.2017

Con su voz pausada y una dulce sonrisa siempre en su rostro, pudimos conversar con ADRIANA GÓMEZ GARCÍA.

Ella nació un 26 de Septiembre de 1973, en la ciudad de Huamachuco, Perú. Su infancia y parte de su adolescencia escolarizada transcurrieron en su país natal. 

Razones de trabajo, fueron las que convirtieron a Costa Rica por aquél año de 1993, en el nuevo hogar que daba acogida, a lo que en principio sería una experiencia de dos años de trabajo en el exterior. Sin embargo, es cuando creemos tener control sobre lo que vemos como nuestro destino, que descubrimos que la vida en sí misma, resulta un viaje insondable. Para Adriana, este viaje apenas iniciaba y traía consigo, enormes cambios sobre lo que había imaginado sería su corto paso por Costa Rica. 

Adri, como le decimos de cariño, da a luz a su primer hijo Elton Kenneth, en agosto de 1994, a los 20 años de edad. Con el nacimiento de Elton, un nuevo estatus, nacía por siempre también en ella, el de Madre. Sus estudios formales de secundaria, que había logrado continuar desde su llegada a CR, fueron en ese momento abandonados, pues se avocó por completo al cuidado del niño y a al trabajo que la mantenía. Muchos años pasarían, y muchas duras situaciones físicas y emocionales, le tocaría enfrentar a Adri, para que, unos años después del nacimiento de su segunda hija Salma, en el 2006, decidiera, motivada por el trabajo que desempeñaba, en aquél entonces, como miscelánea, recepcionista y luego como auxiliar en contabilidad, iniciar los estudios técnicos formales en computación en el INA. 

Pero es el año 2014, donde toma, la decisión absoluta de continuar de manera regular sus estudios secundarios formales y decide matricular con el MEP el Bachillerato por Madurez. Sin embargo, una depresión se asomaba ya tímidamente sobre ella, dado los múltiples problemas familiares y personales que enfrentaba. Aun así, se promete así misma, que ese año ganaría dos de las materias de Bachillerato Nacional, y así lo logra, con un gran esfuerzo de su parte. Su depresión continua avanzando y aun cuando, para el año 2015, decide matricular otras tres materias más para el Bachillerato por Madurez, ya su motivación y energía, para levantarse por las mañanas resultaba casi inexistente: "me sentía muy triste y me daba mucho mucho sueño", "quería esforzarme, pero la verdad es que pensaba en que quizás tenían razón todos, que ya estaba muy vieja para aprender..." Fue justo en ese momento crítico, cuando una amiga le habló del Programa que daba la Asociación 123 a Moverse, y la invitó a participar del mismo. La invitación estaba hecha, y por esas cosas de la vida, días después de ésta invitación, pasó enfrente de ella un grupo de mujeres "muy alegres" que conversaban y venían de esas clases, de las que ya le había hablado su amiga. 

Justo es ahí, donde toma el impulso que le permitiría empezar asistir al Programa 123 a Moverse. y a partir de acá , es donde Adri, comienza a sentir y a vivir como los ejercicios y la motivación educacional que existe detrás de ellos, la empiezan a cambiar, le "dan esa especie de energía e impulso interno" que le va permitir empezar a levantarse de la cama con energía y con ganas de ponerse a estudiar "ya no me quedaba dormida, lograba mantenerme en pie, motivada siempre" Con ésta nueva actitud, Adri hace frente a la que fuera su última prueba de Bachillerato, quizás la más dura de todas las pruebas- Matemática- 

Es así como ABRIL de este año, marca un antes y un después para la vida de esta gran mujer. Hoy decimos orgullosas que tenemos entre nosotras a la PRIMERA graduada de BACHILLERATO, motivada por nuestro Programa 123 a Moverse. 

 "Nunca es tarde para emprender un nuevo rumbo, vivir una nueva historia o construir un nuevo sueño..." 

Adelante ADRI, tenés una vida plena por delante...!!!!!!!!