SOLIDARIDAD, esencia de hermanos.-

27.09.2017

Desde hace días, buscaba como definir la palabra solidaridad, de una manera, que nos permitiera entenderla con tal sencillez, que por sí sola la palabra nos regalara su esencia. 

En medio del espacio de cuido de nuestros "conquistadores", mientras trataba de buscar la manera de consolar a uno de los más pequeños del grupo, para que dejara de llorar, una manita jaló mi pantalón y me dijo "El es mi hermano", me agache con el pequeño que llevaba en brazos, y su hermano, un niño, de escasos 4 años, estiraba sus pequeños brazos para alzarlo y le hablaba diciéndole: "hermano acá toy con vos" Bastaron esas pocas, pero dulces y poderosas palabras, para que el pequeño, dejara de llorar. 

Supe en ese momento que la palabra solidaridad revelaba su esencia, a través de este niño. Esa esencia, que implica el contenido del amor y el afecto profundo. Una expresión del sentimiento que no funciona como un deber frío, sino como el valor que logra mantener a las personas unidas en todo momento, como hermanos, principalmente cuando se vivencian situaciones o experiencias de dolor.

En nuestro, caminar diario, se nos ofrecen múltiples oportunidades para ser solidarios, cada momento de éstos, es único e irrepetible, pues nos permiten re-crear el valor incalculable que existe en cada ser humano. Si bien hoy a mí, la esencia de la solidaridad me fue mostrada ante el llanto de su hermano, la solidaridad implica una acción diaria, constante y permanente, que nos permita trabajar junto al talento personal, capacidad intelectual y habilidades, que nos fueron dadas, en la misión y tarea que se nos dio para cumplir en éste mundo. Y como decía Paul Valéry, "Dios, facilita el primer verso, los demás los hace el poeta."